Sueña a lo grande



Esta semana pasada me he entretenido fantaseando con la idea de comprarme una casa en Mallorca. Pero no una casa cualquiera, no. Un casoplón. Así, con todas sus letras.

Y digo "fantaseado" porque, si hay algo que me pilla lejos ahora mismo, es la posibilidad de hacer una compra de semejante envergadura. Ni siquiera tengo a mi alcance la opción de alquilar un cobertizo en la sierra albaceteña, conque...

Entonces, te preguntarás... ¿Qué sentido tiene que pierdas el tiempo navegando por "Mil anuncios" estudiando inmuebles que nunca vas a comprar? Pues ni más ni menos que el de permitirme soñar y dejar volar mi imaginación.

Los sueños son el motor de nuestra vida, la gasolina que alimenta la ilusión. Sin sueños la vida se vuelve sombría y monótona, y eso, día tras día, acaba por apagarnos y sumirnos en la insatisfacción.

Yo, como no podía ser menos teniendo esta cabecita llena de pájaros que tengo, soy partidaria de soñar, y de SOÑAR A LO GRANDE. Porque un sueño pequeño, es un mero pareado.

Un sueño no puede ser algo práctico. Recuerdo haber visto en un programa tipo reality sobre entrevistas de trabajo, en el que al preguntar a un candidato "¿cuáles son tus sueños?", el hombre dijo: "Tener un horario".

Yo entiendo que en momentos de desesperación se puede llegar a rebajar mucho las expectativas, pero también creo que, precisamente, cometemos el error de abandonar los sueños a la primera de cambio cuando las cosas se ponen feas, porque nos parecen algo secundario y sin importancia, y casi nos da vergüenza soltar afirmaciones como que queremos dar la vuelta al mundo, cuando resulta que llevamos tres años en paro.

Y en mi opinión, es un error gordo. Porque la motivación hace milagros, pero es que, sin ella, además, reducimos drásticamente nuestras posibilidades. Si no picamos alto, a la hora de la verdad, los hechos no llegarán ni a medio camino de nuestras aspiraciones.

Esto no significa que uno deba vivir en las nubes. No puede ser que por querer ser actor en una obra de Broadway, no aceptes un trabajo de camarero que te dé de comer mientras persigues tu sueño. Ya lo dice la sabiduría popular: "A Dios rogando y con el mazo dando".  Pero de ahí a quitarte de la cabeza la idea de ser actor, si es realmente la ilusión de tu vida, porque ahora mismo tus necesidades son más básicas, va un trecho.

Soñar supone una actitud ante la vida que ampliará tus horizontes. Será como la linterna que te alumbre el camino. Si no sueñas, te limitarás a dar pasito a pasito hasta donde te alcance la vista, y dejarás de ver las oportunidades que van quedando en la penumbra. Todos los trenes te pasarán de largo.

Y dirás: "Pero no todo el mundo consigue sus sueños". Muy cierto, pero desde luego disfrutarán mucho más la vida manteniendo viva la ilusión.

Qué quieres que te diga, una vida sin sueños se sentirá corta y vacía de sentido. Una vida con sueños e ilusiones, te hará ponerte en movimiento, te dará la fuerza para perseguirlos y tendrás muchas más posibilidades de alcanzarlos, o, al menos, de acercarte a tus anhelos. Y además, serás más feliz mientras recorres el camino.

Yo sueño y lo hago a lo grande. Fantaseo todo lo que puedo y más. Me imagino consiguiendo todas mis metas y disfrutando tremendamente de la satisfacción de haberlo logrado. Y noto que soy mucho más feliz y optimista cuando sueño que cuando me olvido de hacerlo.

Sé de lo que hablo.

En este tiempo raro de confinamiento y "nueva normalidad", he decidido aprovechar el parón para empezar a transitar el camino de mi sueño de ser escritora, y ya he dado el primer paso: ¡He terminado un libro! Terminado, corregido, maquetado y publicado. Y me siento genial. Y, aunque probablemente este libro no me vaya a sacar de pobre, me siento mucho más cerca de conseguir vivir como quiero.

Objetivamente, además, estoy convencida de que he ampliado mis posibilidades profesionales.

Así que te animo a soñar, porque te garantizo que funciona. Te animo a dar rienda suelta a tus aspiraciones más locas y a lanzarte a realizar tus proyectos. 

Porque la vida es sueño. Y donde hay sueños, hay alegría. ;)






Comentarios

Entradas populares