Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El otoño ataca de nuevo.

No sé si será el otoño, pero estoy atravesando una nueva fase nostálgica y melancólica. Me encanta esta época, pero como te pille con la guardia baja, estás perdido. Y es mi caso. Mi cumpleaños se acerca y no paro de hacer balance y cuestionármelo todo. Como consecuencia, me he comprado un nuevo par de zapatos que no me hacían ninguna falta. Como tengo la sospecha de que mi afán acaparador de calzado tiene cierta correlación con mis crisis existenciales, me pregunto si llegará el día en que esté tan satisfecha con mi vida, que deje de sentirme atraída por añadir nuevos zapatos a mi colección.

Pero tengo mis dudas de que eso ocurra. Lo de estar plenamente satisfecha y tranquila, quiero decir. Estoy tan acostumbrada a analizarlo todo, que ya no sé si sería capaz de no hacerlo. Me faltaría algo, supongo.

En fin, el caso es que ayer me puse a pensar con detenimiento en todo esto que hacemos cuando somos adultos: trabajar de lunes a viernes, esperar el fin de semana con ilusión, tratar de…

Entradas más recientes

Dame un motivo

Una curiosidad absurda

¿Nuevos valores o meras excusas?

El horario perfecto.

Escribir me da paz

Lucha contra la confusión

Simplificando mi vida. Minimalismo realista.

Sí, quiero ser nómada digital

Método Marie Kondo aplicado a la vida

Deja de pensar